¿Qué son los helomas en podología y que tipos existen?

¿Qué son los helomas?

Helomas es el nombre médico por el que se le conoce a los llamados “Callos”, los cuales son una alteración dérmica que aparece en algunas zonas del pie.

Por otra parte, esta patología podal, también es conocida por el nombre de hiperqueratosis localizada, y se ve reflejada como una lesión que se incrusta en el pie, es decir, que afecta a zonas profundas de esta parte del cuerpo.

Aquí sería importante mencionar que la zona más afectada por esta alteración  es el antepie, pero también suele aparecer en el talón o los dedos.

¿Cuáles son los síntomas de los helomas?

Para que puedas saber si la patología que tienes en el pie se trata de un heloma lo mejor es acudir con un podólogo, él te indicará el tratamiento adecuado.

Sin embargo, existen síntomas característicos de esta patología podal:

  • Dolor intenso al caminar.
  • Molestia al usar cierto tipo de calzado.
  • Generación de callos superficiales.
  • Su forma es circular.
  • Tiende a tener una coloración más obscura al de la piel.
  • Cuenta con bordes definidos.
  • Se cubre por una capa de durezas color amarillo (callos).

¿Cuáles son sus causas?

 

  •  Malformaciones óseas.
  • Uso inadecuado de calzado.
  • Alteraciones en la posición de los dedos.
  • Problemas biomecánicos.
  • Sobrepeso.
  • Hiperhidrosis.
  • Deshidratación en la piel.
  • Mala postura.
  • Juanetes.
  • Dedos de garra o de martillo.

¿Qué tipos de helomas existen?

Actualmente la podología ha clasificado diferentes tipos de helomas, esto de acuerdo a la zona el la que se encuentran estas alteraciones podológicas.

  • Plantar: conocido también como clavo plantar estas callosidades se encuentran en la planta del pie y provocan dolor al caminar o causar friccion.
  • Dorsal: este afecta en la parte superior de los dedos del pie, generalmente son ocasionados por usar un mal calzado, esto debido al roce generado, sin embargo, son más frecuentes en pacientes con dedo de garra o de martillo.
  • Interdigital: conocido también por el nombre de ojo de gallo o de pollo, afecta a la parte que se forma entre los dedos por lo general entre el cuarto y quinto.
  • De fondo de saco: afecta a la zona blanda que une dos dedos, es muy parecido al anterior, sin embargo, en este caso afecta a la zona más suave.