La cosmetología y los diferentes tipos de piel

Para poder realizar diferentes tratamientos de belleza facial es necesario conocer los distintos tipos de piel que existen, esto debido a que para cada uno hay productos específicos.

¿Qué es la piel?

A pesar de que a muchos les sorprenda, la piel en un órgano del cuerpo y así mismo es  el más grande, cuya función principal es proteger al organismo de los agentes exteriores.

Es importante mencionar que a pesar de existir diferentes tipos d piel todas y cada una de ellas están constituidas por las mismas capas que tienen características específicas de acuerdo a las funciones que cada una de ellas realizan, las capas de la piel son:

  • Epidermis
  • Dermis
  • Hipodermis

¿Qué afecta a la piel?

Existen diferentes factores externos que pueden afectar a nuestra piel, sin embargo, de acuerdo a los diferentes tipos de piel  que existen, estos factores nos ocasión más o menor daño, entre los elementos que pueden alterarla se encuentran:

  • Factores climáticos (frio o calor)
  • Productos químicos (cosméticos, jabón, entre otros)
  • Alimentación
  • Hidratación
  • Enfermedades

¿Qué tipos de piel existen?

Tal y como se mencionó anteriormente existen diferentes tipos de piel los cuales tienen características específicas, actualmente dentro del área de la estética y así mismo para la cosmiatría, cosmetología y para la dermatología existen 4 tipos diferentes:

  • Normal
  • Grasa
  • Seca
  • Mixta

Tipos de piel: Cuidados y características

A continuación mencionaremos los cuidados necesarios y características para distinguir los diferentes tipos de piel que existen:

Piel normal
  • Es suave y tersa al tacto.
  • Tiene un tono uniforme.
  • Los poros son poco visibles.
  • Casi no hay granos ni espinillas.
  • Tiene buen nivel de hidratación.
  • Requieren protección contra rayos UV.
  • Desmaquilla tu piel.
  • Realiza limpiezas profundas.
  • Mantenla hidratada con cremas.
Piel  grasa
  • La apariencia es grasosa.
  • Tiene granos, espinillas y puntos negros.
  • Sus poros están dilatados.
  • Tiene textura irregular.
  • Segrega sebo en exceso.
  • Requiere de limpieza profunda.
  • Extracción de comedones, espinillas y granos.
  • Realizar exfoliaciones 1 veces por semana.
Piel  seca
  • Tiene poca elasticidad.
  • Luce opaca.
  • Pueden existir grietas.
  • Es áspera.
  • Le falta suavidad.
  • Puede existir descamación.
  • Las líneas de expresión se marcan con mayor facilidad.
  • Debes tomar mayor cantidad de agua.
  • Colocar mascarillas faciales.
  • Realizar limpieza profunda.
  • Colocar cremas hidratantes.
Piel  mixta
  • Es una combinación de los tipos de piel anteriores.
  • Por lo general la parte grasa se ubica en la zona T.
  • Usar formulas hidratantes.
  • Realizar tratamientos faciales.
  • Mantenerte hidratado.

Déjanos tus datos y nos pondremos en contacto contigo:

SÍGUENOS EN NUESTRAS REDES SOCIALES