El que hacer de la podología y el pie de atleta

A pesar de que a muchos les da pena el contraer pie de atleta, es una patología bastante común dentro de la podología.

En este artículo te diremos las causas, síntomas, tratamiento y algunas recomendaciones para tratar este padecimiento podológico.

¿Qué es el pie de atleta?

El pie de atleta, conocido también como tiña del pie o tiña podal, es un padecimiento e infección fúngica podológica ocasionada por hongos, que por lo general aparece entre los dedos de los pies debido a las condiciones húmedas y cálidas de esta zona.

Sin embargo, el pie de atleta también puede presentarse a los costados o incluso en la zona del talón.

Tipos de pie de atleta

  • Interdigital: es el más común y se presenta entre los dedos.
  • Mocasín: comienza como una irritación y al no ser tratada reseca la piel y crea grietas, puede presentarse en el talón o laterales de la zona podal.
  • Vesicular: no se presenta con frecuencia, pero este tipo de pie de atleta comienza por crear ampollas debajo de la piel.

Síntomas de esta infección podológica

    • Se presenta comezón o picazón.
    • Existen erupciones.
    • Inflamación.
    • Se presentan escamas.
    • Piel seca.
    • Enrojecimiento en la zona infectada.
    • Mal olor.
    • Pueden presentarse ampollas o ulceras.
    • Por lo general afecta a un pie, sin embargo, los dos pueden contraer el hongo que genera el pie de atleta.
    • En caso de que avance hacia la uña, esta última presentara un cambio de coloración, comenzará a engrosar y posiblemente se desprenda.

Causas del padecimiento

  • Uso inadecuado de calzado o que este sea muy ajustado.
  • No usar calcetines de algodón.
  • Mala higiene.
  • No usar chanclas o sandalias en balnearios o duchas públicas.
  • Compartir zapatos.
  • Caminar descalzos.
  • No secarse adecuadamente la zona del pie después del baño.


Tratamiento y recomendaciones para el pie de atleta

Visitar a un especialista en podología.

    • Aplica tratamientos en crema o polvo.
    • Revisar frecuentemente la zona y acudir al especialista en caso de notar algún cambio.
    • En caso de ser leve se puede consumir algún medicamento de venta libre, sin embargo, lo más recomendable es acudir con el podólogo.
    • Usa calzado adecuado.
    • Cambia diariamente tus calcetines.
    • Mantén tus pies ventilados y libres de humedad.
    • Alterna el uso de tu calzado y no lo compartas.