Podología preventiva

Los pies son la parte del cuerpo con la que dependemos para caminar, realizar ejercicios; como correr o brincar. Los pies representan un simbolismo importante para la mente, así como a nivel social y espacial. 

Es recomendable dedicarles el tiempo y los cuidados preventivos para evitar la aparición de patologías o el empeoramiento de las ya existentes.

Una de las recomendaciones más útiles es acudir al podólogo aunque pensemos o sepamos que no tenemos ninguna molestia en los pies. 

La podología, además de tratar las molestias una vez instauradas, ayuda a la prevención de las enfermedades de pie y tobillo. Fomentar la prevención de enfermedades en esta zona, requiere de una gran diversidad de tratamientos, de los contrario, podría incluso afectar algunas otras partes del organismo.

La prevención podológica se puede detectar en 3 etapas de la vida de manera significativa.

Para empezar, desde la etapa infantil, ya que desde temprana edad, se pueden diagnosticar enfermedades que posteriormente podrían generar complicaciones si nos son tratadas a tiempo, en segundo, aquellos pacientes con diabetes, puesto que sus lesiones en el pie deben de ser tratadas para disminuir lo más posible los riesgos, y por último, los pacientes de la tercera edad, quienes tienen una gran probabilidad de adquirir trastornos del pie y la pierna  debido a sus limitaciones de movilidad e independencia.

La prevención de las diferentes enfermedades patológicas posibilitan el fomento de  conductas saludables, conocer los servicios que ofrecen los podólogos facilita el hábito de la prevención, además de lucir unos pies sanos.

¡Certificate como Prestador de servicios podológicos preventivos!

 

Déjanos tus datos y nos pondremos en contacto contigo:

SÍGUENOS EN NUESTRAS REDES SOCIALES